Para echar un cable

miércoles, noviembre 05, 2008

Alivio y Esperanza


Son las dos palabras que me vienen a la mente tras confirmarse que Barack Obama será el próximo presidente de los Estados Unidos, rabiosa actualidad que, de nuevo, me fuerza a interrumpir mi periplo japonés, algo que los lectores de este blog agradecerán, sin duda.


Como no me gusta ser de aquellos que sólo se suben al carro del triunfo, debo hacer un ejercicio de personal honestidad y reconocer que no siempre le apoyé. Yo era partidario de Hillary Clinton. Tenía un buen recuerdo de sus inicios como Primera Dama, con ese intento frustrado de implantar un verdadero sistema de salud pública que me dejó una impronta de mujer implicada socialmente, comprometida, de izquierdas que creo que es lo que le hace falta a ese país, aunque la sola mención de la palabra "izquierda", que tanto espanta a mucha gente, especialmente por esos lares, se baste para impedir una carrera política. Quiso ser algo más que una figura decorativa e intentó emplear su tiempo implicándose en proyectos con una mínima utilidad. Además, lleva el apellido Clinton, al que tanto hemos echado de menos en estos ocho años de cuasi fascismo "Bushista". Quizá por tantas asociaciones, quizá por un recuerdo distorsionado que me hace sobrevalorar esa época, quizá porque me hubiera gustado ver a una mujer presidenta que tanta falta hace para dar el definitivo paso y superar el machismo recalcitrante y perenne de nuestra sociedad o quizá porque desconfiaba de Obama, el caso es que la prefería a ella.


Por supuesto, una vez proclamado candidato no había dudas. pues lo principal era deshacernos de la amenaza republicana, por encima, me temo, de cuestiones raciales aunque sea una excelente noticia tener al primer presidente americano negro.Y debo reconocer también que escuchando algunos de sus discursos y leyendo sobre su día a día, comenzó a seducirme a mí también.


Pero el caso es que el día de hoy ha supuesto el comienzo del fin de esos ocho años en los que la demencia megalómana de un cateto provinciano ha estado a punto de involucrar al mundo en una tercera guerra mundial y el inicio de la transición hacia lo que todos esperamos sea una etapa más serena, tranquila y racional en todos los órdenes.


Lleno de esperanza y alivio, hoy duermo tranquilo.

4 comentarios:

Luis dijo...

Cierto es que para mi tambien era mi candidata Hilary Clinton y que fue una mujer implicada.
La esperanza se centra en descubrir cual es en cambio prometido, cual es su vision real del mundo y que es lo que puede hacer. Toda politica exterior siempre esta condicionada a los acuerdos publicos y secretos con los tendra que afrontar la presidencia.
así mismo hay que tener en cuenta que tradicionalmente los presidentes americanos durante su primer mandato se centran en una politica interior y en hacer todo lo necesario para conseguir la reeleccion y es en el segundo mandato cuando realmente hacen la politica que ellos quieren y cuando se esfuerzan por personalizar su legado.
Esperemos que no tengamos que esperar tanto.

Ciabogas dijo...

Uno de los cambios concretos que ha prometido es restaurar el habeas corpus y cerrar Guantánamo. Si lo cumple no está mal para empezar.

Yago dijo...

Desconocía lo del habeas corpus... flipo...
Confío en que se cumplan vuestros deseos...

Anónimo dijo...

AMEN