Para echar un cable

jueves, octubre 16, 2008

Felicidades Juan José Millás... y Gracias!


De nuevo me veo obligado a hacer un alto en este periplo japonés para comentar una noticia de rabiosa actualidad: Juan José Millás que, junto con Eduardo Mendoza, es uno de mis héroes literarios ha recibido merecidísimamente el Premio Nacional de Narrativa. Una excelente noticia y una gran recompensa para este escritor, autor de grandes novelas y, por encima de eso, creador de un estilo singular e inimitable que juega con la realidad y con las palabras (signifiquen lo que rayos signifiquen estas) para hacernos sumergir en un mundo surreal, irreal pero tangible con una capacidad única para hacernos ver lo que nos rodea sin saber si estamos dentro o fuera.


Como columnista es, además, insuperable. Es imposible decir más con menos palabras. Es un milagro que, en el pequeño espacio que representa su columna de la última página de El País de los viernes, sea capaz de contar esas historias, de realizar esas críticas tan contundentes. Un genio de las letras, sin duda alguna. Por cierto, es irónico que un empleado de El País, se llevara el Premio Planeta por una novela titulada "El Mundo"...


En algún lugar de la casa, en una carpeta, guardo una columna suya firmada por él y obtenida gracias a mi buen amigo Pedro Mochales ya que, pese a ser vecinos de barrio durante muchos años, nunca tuve la fortuna de cruzarme con él. Todavía confío en tener la oportunidad de que algún día me firme alguna en persona y así poder enmarcarla.


Cuando pensé en escribir este post, lo hice indignado con la Televisión Pública pero creo que Juanjo no se merecía un comienzo que no pusiera de relieve el premio y sus méritos. No obstante, tampoco quiero escribir la loa y olvidar lo que considero una afrenta. Es una vergüenza que, semejante noticia, tan sólo sea merecedora de aproximadamente unos 45 segundos del telediario de la primera cadena. No tienen más tiempo para dedicarle a uno de los premios más importantes que se conceden en nuestro país ni tampoco para dedicarlo a explicar un poco más a fondo quién es el escritor y rendirle un pequeño homenaje. Sin embargo, para los deportes, disponen de diez, quince minutos o más. Nuestro país tiene unos índices de lectura mínimos y la televisión pública pierde una magnífica oportunidad de fomentar la lectura. Luego quizá nos sorprenda que los niños piensen que es más importante para su futuro saber si Guti está estreñido que cualquier otra noticia relacionada con la cultura. Y se lo dice un futbolero de pro. Seguro que en La 2, cadena que ve la misma gente que lee, casi nadie, le dedicaron, por lo menos, 2 ó 3 minutos. Por favor, una vez más, dediquen mis impuestos a algo útil, coño.


En fin, no quiero terminar cabreado así que MUCHAS FELICIDADES, JUAN JOSÉ MILLÁS. Muchas gracias por tus libros, tus columnas, tu sentido del humor y tu forma de ver El Mundo.

6 comentarios:

Vapor dijo...

Y digo más, ¿quién sabe cuáles han sido los últimos premios Nobel?, ¿quiénes conocen el nombre de los ministros del gobierno? por poner algunos ejemplos...

Deberiamos promover un "cuore" de esto..., o quizás no

Anónimo dijo...

Bravo. La tele y sus desequilibrios de contenido es otra de las cosas que se nos ha ido de las manos.
Lo del fútbol es flagrante, pero desafortunadamente es tan sólo uno de muchos ejemplos

Suzette dijo...

..lo de arriba

Gonzo dijo...

Ayyyyyyyyyy, que sé que aquí le voy a tocar los cojoncillos... No, venga, no lo voy a hacer... efectivamente Millás es un agran escritor, y me he leído cosas de él, y fui gran seguidor de su columna, y cuando compro El país lo sigo siendo... pero no le voy a amargar la alegría y decir lo que no me gusta de él

Gonzo dijo...

por cierto, a lo mejor ya le conoce, pero si usted es seguidor de Millás, le recomiendo que lea a Vila-Matas... Puede que no le llegue, pero le garantizo que es fascinante.

Yago dijo...

Sé de sobra lo que no le gusta de él... o lo sospecho, jeje.
En cuanto a Vila-Matas, sí, le conozco pero no he leído ningún libro suyo, lo reconozco. Pero, bueno, lo tendré en cuenta. Sus recomendaciones literarias suelen ser acertadas.